miércoles, 6 de enero de 2016

TARTA DE MAZAPÁN Y YEMA






Esta deliciosa tarta  está formada por un bizcocho genovés, rociado con almíbar y rellena de crema de yema , cubierta de una fina capa de mazapán. Finalmente se adorna con azúcar glas, sobre el que se aplica un hierro al rojo vivo, que derrite el azúcar, dibujando rombos de color tostado. Su textura es dulce, suave, jugosa y con el soberbio sabor del mazapán. Debido a los ingredientes del relleno, su caducidad no supera los cinco días y debe conservarse en un lugar fresco. 

¡Aquí os dejo la receta!



BIZCOCHO GENOVÉS

  • 3 huevos
  • 1 yema de huevo
  • 110 g de azúcar extrafino
  • 110 g de harina
  • 10 g de mantequilla sin sal, fundida y enfriada
Precalentar el horno a 180 º C. Batir, con batidor eléctrico,  los huevos, la yema de huevo y el azúcar en un cuenco hasta que llegue a punto de cinta. Tamizar la harina, agregarla a la mezcla y luego añadir la mantequilla fundida. Verter en un molde redondo de 26 cm. de diámetro y hornear 20 - 25 minutos. Enfriar en una rejilla. Cortar el bizcocho en dos mitades y reservar.


ALMÍBAR

  • 250 g de azúcar
  • 250 ml de agua
  • un chorrito de ron
Para el almíbar, disolver el azúcar en el agua en una cazuela a fuego bajo. Hervir 8 minutos y agregar el ron para aromatizarlo.


YEMA

  • 200 g de azúcar
  • 400 ml de agua
  • 8 yemas de huevo
Poner a hervir el agua con el azúcar y dejar reducir el almíbar a la mitad. Batir la yemas y colarlas. Añadir el almíbar templado y llevarlo al fuego, sin dejar de remover, hasta que espese. Dejar enfriar.

MAZAPÁN
  • 250 g de harina de almendra
  • 200 g de azúcar
  • 2 claras de huevo
  • 5 gotas de esencia natural de almendra
Mezclar la almendra con el azúcar, añadir las claras y amasar hasta formar una bola compacta pero a la vez blanda. Envolver el papel film transparente y dejar enfriar una hora en el frigorífico.

MONTAMOS LA TARTA

  1. Adaptar un aro para tartas, forrado con acetato,  a la mitad del bizcocho que hará de base.
  2. Bañar con el almíbar templado.
  3. Extender la mitad de la yema sobre la superficie del bizcocho, con ayuda de una espátula.
  4. Disponer la otra capa de bizcocho encima y mojar con el almíbar.
  5. Cubrir con el resto de yema.
  6. Extender el mazapán con ayuda de un rodillo y entre dos papeles sulfurizados. Cortar una circunferencia con la medida de la superficie tarta y cubrir los laterales con una  tira de mazapán.
  7. Espolvorear con azúcar glas y, con un hierro candente, quemar la superficie formando un enrejillado. 
  8. Pintar los laterales con yema de huevo diluida en una cucharada de agua y, hornear 7 minutos, a 230 º C hasta que dore el mazapán.

*Consejo: Yo la hago de un día para otro. La decoro unas horas antes de servirla.

LA RECETA EN IMÁGENES:

Batir los huevos y el azúcar hasta que adquieran punto de cinta.  Agregar la harina.

Incorporar la mantequilla derretida con movimientos envolventes.

Hornear.


Dejar enfriar sobre una rejilla.

Partir el bizcocho en dos mitades iguales.

Montar la tarta ayudándonos de un aro ajustable. Mojar.

Alternar capas de bizcocho y yema.

Extender el mazapán y cubrir la tarta.



 
























Publicar un comentario