sábado, 20 de febrero de 2016

NATILLAS A LA ANTIGUA






Las natillas son un postre lácteo elaborado con leche, huevos y azúcar , aromatizadas, a gusto de cada uno con canela, naranja, limón, vainilla,... En mi casa siempre se han aromatizado con una ramita de canela.El origen de las natillas se desconoce aunque se cree que nacieron en los conventos de la Edad Media. Su coste económico era reducido y su riqueza alimentaria muy alta, basada en grasas animales y proteínas,  al contener huevos y leche.Hoy os he preparado este postre que me recuerda a mi infancia, cuando mi madre nos hacía natillas a mi hermana y a mí para merendar, acompañadas de unas galletitas llamadas paciencias. La casa se inundaba de aromas, y mi hermana y yo, deseosas de probarlas, teníamos que esperar a que se enfriasen. Mi madre las espolvoreaba con canela pero he sustituido la canela por azúcar quemada, dándoles el toque crujiente y dulce del caramelo. ¡Todo va en gustos!





INGREDIENTES: ( para 4 personas )
  • 500 ml de leche entera
  • 100 ml de nata espesa
  • 4 yemas de huevo
  • 1 rama de canela
  • 80 gramos de azúcar
  • azúcar para espolvorear y después caramelizar

ELABORACIÓN:
  1. En un cazo hervir la leche con la nata y la rama de canela.
  2. En un bol batir las yemas con el azúcar hasta que adquieran un  tono pálido y una consistencia espumosa.
  3. Cuando la leche empiece a hervir retirar del fuego e incorporarla, lentamente, con ayuda del batidor manual, a la mezcla de yemas y azúcar. Ligar bien.
  4. Colar toda la mezcla a un cazo limpio y cocerlas a fuego muy lento, sin dejar de remover y sin que lleguen a hervir para que no se corten. Estarán hechas cuando espesen lo suficiente para cubrir el dorso de una cuchara y cuando desaparezcan las pompas de la superficie. No espesan demasiado (quedan claritas) ya que no llevan maicena. 
  5. Disponerlas en  unas tazas de postre  y dejar enfriar.
  6. Tienen que estar bien frías antes de caramelizarlas. Espolvorear con azúcar y quemar con soplete antes de servirlas.

LA RECETA EN IMÁGENES:

Separar las yemas de las claras de huevo.

Añadir el azúcar y batir hasta conseguir una crema pálida y espumosa.


Así han de quedar las yemas batidas con el azúcar.



Agregar la leche hirviendo sin dejar de remover, colar el preparado y poner al fuego hasta que cuajen.

Retirar la rama de canela, y disponer las natillas en tazones de postre.

Cuando estén frías, espolvorearlas con azúcar y quemar con soplete.

¡ Buen provecho !









Publicar un comentario en la entrada