sábado, 16 de abril de 2016

MAGDALENAS DEL CONVENTO




Estas magdalenas caseras son muy sencillas de hacer y perfectas para el desayuno o la merienda. Quedan jugosas y esponjosas, con su costra crujiente en la superficie y con un delicioso sabor a limón y naranja.Necesitaremos, además de las cápsulas de papel, unos moldes rígidos de magdalenas o flaneras pequeñas de aluminio para que crezcan bien y adquieran su forma y textura esponjosa.




INGREDIENTES: ( Unas 26 piezas )
  • 250 g de azúcar
  • 250 ml de aceite de oliva con sabor suave
  • 250 g de huevos (unas 4 unidades ) 
  • 250 g de harina
  • 1 sobre de levadura química
  • el zumo de 1 limón y su ralladura
  • la cáscara de una naranja

ELABORACIÓN:
  1. Precalentar el horno a 180 º C. En una bandeja de hornear colocar las flaneras de aluminio e introducir las cápsulas de papel.
  2. Poner el aceite en el fuego y rehogar la cáscara de naranja. Reservar y dejar que se enfríe bien el aceite.
  3. Se baten los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen y adquieran un tono pálido. Se añade la ralladura, el zúmo colado, el aceite frito y frío y se mezcla bien.
  4. Tamizar la harina y la levadura de forma progresiva directamente al preparado de huevos hasta formar una masa homogénea y dejar reposar la masa una hora en el recipiente a temperatura ambiente.
  5. Cumplido el tiempo de espera se rellenan los moldes de magdalenas y se espolvorean con un poco de azúcar.
  6. Cocer en el horno a 180 ºC, de dos veces,  a altura media hasta que adquieran bonito color ( unos  30 minutos).
  7. Sacar del horno, dejar enfriar y desmoldar dejándolas con su cápsula de papel.
¡ Buen provecho !


LA RECETA EN IMÁGENES:

Preparar todos los ingredientes.

Meter las cápsulas de papel en las flaneras,

Batir bien los huevos con el azúcar hasta obtener una crema.
 Añadir el resto de ingredientes.

Por último incorporar la harina. Dejar reposar la masa.

Llenar las 2/3 partes de la cápsulas de papel. Espolvorear con azúcar. Hornear.

Dejar enfriar y sacar del molde de aluminio.



¡BUEN PROVECHO!




Publicar un comentario