sábado, 28 de mayo de 2016

TARTA DE QUESO





Esta tarta de queso sin hornear está formada por una deliciosa crema de queso colocada sobre una capa crujiente de galletas integrales trituradas y cubierta de mermelada.
Es una tarta muy sencilla y rápida de preparar y se puede recubrir con la mermelada que más os guste o, de frutas escalfadas en un almíbar ligero.




INGREDIENTES:
  • medio litro de leche 
  • medio litro de nata para montar
  • 140 g. de azúcar 
  • 250 g. de queso crema tipo Fhiladelphia
  • 2 sobres de cuajada (24 g. en total)
  • 250 g. de galletas tipo Digestive
  • 130 g. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 350 g. de mermelada de fresa
  • 5 g. de gelatina neutra en polvo

ELABORACIÓN:

  1. Triturar las galletas con un robot eléctrico o aplastarlas, en una bolsa cerrada de plástico, con un rodillo de cocina hasta que queden bien molidas. Mezclar bien con la mantequilla ablandada hasta formar una masa homogénea. 
  2. Forrar la base de un  molde redondo desmontable (de 24 cm. de diámetro) con la mezcla de galletas y mantequilla, presionando con el dorso de una cuchara metálica hasta que quede una costra uniforme. Dejar enfriar en el frigorífico hasta que adquiera firmeza,
  3. Del medio litro de leche apartar una taza para diluir los dos sobres cuajada. El resto de la leche se pone  en un cazo a hervir con la nata, el queso crema y el azúcar. Remover continuamente con un batidor de varilla hasta que empiece a hervir.
  4.  Cuando empiece a hervir añadir  la cuajada bien disuelta (para que no quede ningún grumo yo la cuelo por el colador ) y remover hasta que de el primer hervor.
  5.  Retirar del fuego y verter sobre la base de galletas.
  6. Enfriar varias horas hasta que la tarta esté firme o hacerla de  un día para otro.
  7. A la hora de servir, desmoldar, retirando el aro del molde y colocar sobre un plato o bandeja redonda. 


Cobertura de mermelada

  1. Verter 4 cucharadas de agua fría en una taza. 
  2. Espolvorear la gelatina  en polvo en el agua y no remover. Dejar reposar 5 minutos hasta que adquiera un aspecto esponjoso. 
  3. Poner la mermelada en un cazo junto con dos cucharadas de agua, remover  y llevar a ebullición. 
  4. Cuando la mermelada de el primer hervor retirar del fuego y añadir la gelatina hasta su completa disolución. 
  5. Extender la mermelada sobre la superficie de la tarta y dejar enfriar.




¡ Buen provecho !

Publicar un comentario